domingo, 8 de noviembre de 2015

Para que me cuides







Las comunicaciones móviles han sido hasta ahora las grandes ganadoras del proceso de convergencia de tecnologías, de industrias y de servicios, con lo que el celular se ha convertido, más allá de un medio de comunicación, en un centro de entretenimiento personal e incluso en un compañero y una adicción que ha dado paso a la “celulomanía”.
Tonos, logos, MP3, radio, fotografía y video, mensajes cortos (SMS), push to talk, grabadora, reloj, navegación por internet, correos electrónicos, servicios de información, agenda, directorio, bluetooh, reconocimiento de voz, juegos y hasta servicios de televisión, entre otros, han convertido al celular en el compañero cotidiano que si se olvida por descuido al salir de casa o se pierde crea una sensación de inseguridad e incomunicación.
Martha Laura Jiménez, sicóloga especialista en temas educativos del Colegio Salesiano y Unitec, explicó que celular para muchos niños y jóvenes se ha convertido en el “sustituto de carencias” que les permite manifestar mediante el envío de mensajes cortos y logos, situaciones que no se atreverían a expresar.
Jiménez anotó que no se pueden minimizar la ventajas, como que salir con el celular crea un ambiente de relativa seguridad al poder estar en contacto con la familia desde cualquier parte; de poder pedir auxilio en caso de accidente, llamar al seguro en caso de un choque.
Los padres proporcionan el celular a los hijos con la idea de saber en dónde y con quién se encuentran; incluso algunas empresas, como en el caso de Iusacell, cuentan con servicios que permiten que los padres de familia conozcan el paradero de sus hijos mediante la ubicación, vía satélite, del celular.
Silvia Rosete, asesora en seguros y Afores, comentó que “para mí, salir sin el celular representa la pérdida de clientes, la imposibilidad de estar en contacto con la oficina, pero incluso si llego a tener la necesidad de viajar en transporte público, me permite tener noticias o escuchar música.”
Julio Hernández, taxista, aseguró que gracias al celular redujo “la ruleteada” al tener clientes cautivos que le llaman diario para pedirle servicios que, en muchas ocasiones, son de todo el día. “Los clientes quieren seguridad y me he ganado su confianza. Prefiero tener el celular prendido todo el día, sé que en cualquier momento alguien me buscará, lo que no quiere decir que no salga a buscar clientes en la calle”, dijo.
Según el estudio Oportunidades Móviles: Pobreza y Telefonía Móvil en América Latina y el Caribe, elaborado por Judith Mariscal, profesora investigadora del CIDE, quienes usan el teléfono móvil por razones de trabajo, tienden a tener mayor volumen de llamadas. (Por cierto, Judith Mariscal fue mi profesora en la maestria).
Roberto Sebastián, de nueve años, dijo que no hay castigo que más le duela que sus papás le quiten el celular.
“Uso los mensajes para comunicarme con mis amigos y mi novia, los juegos cuando estoy aburrido, el MP3 cuando hago la tarea. Intercambio fotos con infrarrojo y bluetooth con mis amigos y primos. El internet mejor lo uso en la computadora porque en celular es muy caro y solo me dan dinero los domingos… para recargas”.
En México, 90 por ciento de los casi 70 millones de usuarios de celular están con prepago
Diamantes incluidos
Pero incluso el celular se ha transformado en la pista de una competencia para medir el estatus.
En determinados círculos sociales se mide por la posesión del la marca y modelo del celular moda e, incluso, según la sicóloga Jiménez, desde hace un tiempo han aparecido los equipos de lujo, de circulación limitada e incluso con incrustaciones de piedras preciosas, en oro y plata.
Además del aumento de capacidad, de funciones y de la miniaturización, existen cientos de formas de personalizar un teléfono.
En otras, el cambio de carátulas para poner el color que combine con la ropa del día, e incluso con fundas con diseños conservadores, logotipo del equipo de futbol preferido o personajes de la farándula o el deporte.
Hace casi diez años Nokia lanzó un equipo en conjunto con el diseñador de ropa Kenzo.
Los equipos, dependiendo de sus características, pueden costar desde 200 pesos, tiempo aire incluido, hasta cientos de miles dólares, como es el caso de los modelos de lujo de Vertu, en oro o platino, importados por Rivoli Group, Expertos de Nokia recordaron que hace más de seis años se lanzó el celular que pudiera ser el más costoso, 113 mil dólares, con incrustación de diamantes y diseñado por De Grisogono.
El amigo infiel
El celular ha permitido que “en donde hay amor, haya comunicación permanente”. Entre los expertos no hay estadísticas precisas en el caso de México, pero hay la certeza de que un alto porcentaje de separaciones entre parejas jóvenes e incluso divorcios han tenido el punto de partida cuando la pareja descubrió un mensaje comprometedor en el celular de su novio o cónyuge.
El celular, que puede ser el mejor amigo y confidente, se puede transformar el peor enemigo.
Los dispositivos móviles se han convertido en un “sustituto de carencias”, siendo el teléfono celular el más querido por la gente.