martes, 17 de noviembre de 2015

Ella... Mi Universo







d

Caminaba con el corazón herido, con el alma llena de soledad, sin sentido y sin rumbo. Un día, al pasar por una iglesia, sentí el deseo de entrar y conversar un poco con Dios, sin darme cuenta, comencé a llorar, mis fracasos constantes en el amor eran como navajas cortando a cada instante mis sentimientos. Con los ojos inundados, le pedí a Dios que me dejara conocer a una persona sincera, alguien que no me lastimara, que me aceptara tal cual y que no tuviera insterés alguno en otra cosa que no fuera amarme por lo que soy. Prometí que si esa persona llegaba a mi vida, le pediría que me acompañara a esa iglesia a dar gracias por haberla encontrado. Después de tanto ruego, sentí como si Dios me dijera "Tranquilízate, pronto llegara", y entonces sequé mis ojos y salí de la iglesia con toda calma.

Al poco tiempo, conocí a una chica completamente MARAVILLOSA, ella, más bella que la misma Luna que alumbraba mis noches de soledad, sus ojos, su pìel, sus manos, sus labios, su cabello, todo me enloquecía y solo podía pensarla día y noche, no quería ni dormir para no perder tiempo y dejar de pensarla.

Como muchas personas, la promesa hecha en la iglesia, se olvidó, la dejé del lado y nunca le pedí a mi chica MARAVILLOSA que me acompañara a dar gracias, después de todo solo quería estar a su lado, besarla, abrazarla y no había tiempo para más. Grave error el mío, yo debí haber cumplido esa promesa, ahora me arrepiento de no haberlo hecho, en fin.

Más de un año fuí feliz con ella, escribíamos una historia que parecía no tendría final, el amor se desbordaba y con solo una palabra suya, cualquier dolor desaparecía. Podría relatar muchísmos momentos inolvidables en los que no había persona más feliz que yo en este universo.

El primer cumpleaños que pasé con ella... Un día antes nos habíamos visto y ella pensó que no la vería al día siguiente, sin embargo, yo no podía perder la oportunidad de estar a su lado, era un día tremendamente importante, se cumplían 20 años del nacimiento de la estrella más luminosa, 20 años atrás, Dios quiso enviar a la tierra a su ANGEL más bello, yo solo podía desear abrazarla y decirle: "Feliz Cumpleaños Mi Amor".
Sin planearlo, todo salió GENIAL!!! La ví, la abracé, le dí flores y un oso de peluche que representaba "Nuestro Primer Hijo" Hehehehe. Camino a su casa, ella me vió de una forma tan BELLA y tan difícil de explicar, que no pude evitar sentirme totalmente especial. Nunca nadie me había hecho sentir tan feliz, temblé como una gelatina y no sabía ni que decirle, ella me acababa de dar el mejor regalo que había recibido en mi vida.

Inolvidable fué cada segundo a su lado, entre más la veía, más dolía separarme de ella, y más la necesitaba a mi lado. Con ella veía un futuro, deseaba con todas mis fuerzas que llegara el día en que no tuvieramos que separarnos más. Besarla antes de dormir y despertarla de la misma forma, pero desgraciadamente eso no ocurrió.

Corría el mes de Diciembre, del año 2011, el mes que marcó mi vida y me hizo darme cuenta de que esa persona inmensamente feliz que yo creía ser, agonizaba y comenzaba el camino lleno de espinas. Mi tormento empezaba a desatarse, ella ya no era la chica tierna que al poner sus manos en mi rostro borraba cualquier día duro, ahora todo sería diferente.

Ese mes, ella conociò a alguien y comenzó una relación sin siquiera avisarme, sin embargo, seguía viéndome y yo pensaba que todo seguía igual y que el dolor vivido durante ese mes, pronto podría olvidarlo. Tenía la falsa esperanza de que regresarían los tiempos divinos en que con todo orgullo yo la llamaba "MI NOVIA".

Apartir de ese momento, todo fué cuesta abajo, comencé a vivir en un infierno, del cual, hasta el día de hoy, no he logrado salir, la extraño, la anhelo, la necesito cada vez, simplemente... LA AMO, pero sé bien que ella ya no quiere tener algo conmigo, nos vemos, nos besamos, hay mucho entre nosotros y a la vez nada, para mí ella sigue siendo "MI UNIVERSO", pero yo para ella solo soy alguien más. Sé que cometí errores y los estoy pagando al tener como compañera su ausencia, pero pase lo que pase, yo nunca olvidaré el día en que ella llegó a mi vida y la cambio con pocas letras de color azul, el día que me ilumino la vida con su sonrisa llena de inocencia y ternura, ese primer beso que la hacía temblar mientras estaba en mis brazos, y es que yo jamás podré olvidar a "Mi Gran Amor", sí, al "AMOR DE MI VIDA".

Hoy, solo le pido a Dios que me perdone por no haber cumplido esa promesa, que mi arrepentimiento y mis lágrimas me ayuden a absolver mi grave error, y que tenga compasión de mí, que no me permita sentir más, que borré de mí todo sentimiento. A gritos le he suplicado a Dios que me quite este dolor infinito que no me deja vivir en paz, pero no, no quiero olvidarla, no quiero ni siquiera dejarla a un lado, porque hayan sido como hayan sido las cosas, ella siempre será para mí... "MI UNIVERSO" y en algún lugar y momento, fuimos felices, y tal vez, algún día nos volvamos a encontrar.


Rony D.